Inicio > Cristina Morales > Feng Shui

Feng Shui

Feng Shui significa viento y agua,  es un arte milenario de la antigua China y consiste en canalizar y conservar el Qi o Chi, que es la energía vital, para equilibrar y mejorar las condiciones ambientales y energéticas de nuestro hogar, negocio o lugar de trabajo, fomentando la salud, las relaciones  personales y familiares, y la prosperidad.

El viento, según los antiguos maestros chinos, nos trae la energía, y el agua (nuestro entorno), la retiene, para que de esta manera podamos aprovechar este flujo energético en nuestro beneficio.

Un lugar con buen Feng Shui  nos facilitará la afluencia de corrientes  a nuestro espacio, influyendo  de manera positiva a sus habitantes. Estas corrientes benéficas se traducen como buena salud, oportunidades, estabilidad familiar, éxito en los proyectos, o como algunos  grandes maestros llaman facilidades o “suerte”.

El Feng Shui busca la armonía entre las personas y su hábitat a través de la correcta ubicación de la edificación, distribución interna de los espacios, uso de los colores y colocación de muebles y objetos decorativos, siempre buscando el correcto equilibrio.

La práctica del Feng Shui clásico tiene en cuenta las siguientes variables: Fecha de construcción de la edificación, reformas importantes que se hayan podido hacer, referencia en grados con el norte magnético terrestre y las formas exteriores.

Mediante un estudio completo, teniendo en cuenta también la fecha de nacimiento de los habitantes,  y proporcionando las curas adecuadas, logramos generar una armonización de las energías del lugar para lograr que el Qi fluya de manera que nos proporcione un entorno en total equilibrio con la naturaleza.

El Feng Shui utiliza los 5 elementos (tierra, metal, agua, madera y fuego) para lograr ese equilibrio natural en nuestro hogar, negocio o lugar de trabajo.

Para el Feng Shui existe la Suerte del Cielo, la Suerte del hombre y la Suerte de la Tierra. La suerte del cielo es lo que nosotros traemos al nacer, lo que nuestra alma ha de trabajar, la suerte del hombre es aquello que nosotros podemos cambiar, que esta en nuestras manos, y la suerte de la tierra seria la geobiologia del lugar dónde estamos.

En la suerte del cielo, la astrología tiene un papel fundamental, ya que gracias a ella podemos saber que traemos en nuestra alma y como podemos ayudarnos a nosotros para que nuestro camino sea más liviano; el Feng Shui nos ayuda en la suerte del hombre, ya que nos aporta las herramientas necesarias para poder cambiar nuestro entorno más inmediato, también dependerá de nuestras actitudes ante la vida, la suerte de la Tierra es el lugar dónde estamos y sus corrientes, y esto ya no depende de nosotros.

Por eso decimos que el Feng Shui es un 33% del todo, una herramienta más que nos ayuda en nuestro crecimiento y bienestar,  es como alinear las velas de un barco para que lleguemos de una manera más eficaz a buen puerto.

Cristina Morales