Lengueta
Carrito | Carrito menu
0
Teléfono (+34) 881 962 882 - (+34) 698 156 755 Email info@sanacionnatural.net
Sanación Natural
Sanación Natural

Reseña sobre la Historia de Buda – Siddharta Gautama

InicioMagazineEspiritualidadBudismoReseña sobre la Historia de Buda – Siddharta Gautama
20 | MAR | 2013 |

buda

Budismo es el nombre dado por los occidentales al sistema religioso fundado en la India alrededor del siglo V a.C., por Sidharta Gautama, llamado el Buda (del sánscrito buddha, “despertado, iluminado”).

En el Oriente se lo denomina Buddha-marga (camino de Buda), Buddha-dharma (ley de Buda) o Sad-dharma (ley correcta o perfecta). Tiene por fin la realización plena de la naturaleza humana y la creación de una sociedad perfecta y pacifica.

Los textos referentes al nacimiento de Buda casi siempre envuelven este acontecimiento en una atmósfera poética y piadosa. Hijo del rey Shuddodana, Buda fue concebido en el vientre de la reina Maya durante el sueno por un pequeño elefante blanco. Sin causarle ningún sufrimiento a su madre, vino al mundo en un bosque tranquilo, cercado de flores, manantiales y árboles frutales. Nació con cuarenta dientes y diciendo: “Soy el señor del mundo”. Conocía también al nacer 74 alfabetos, inclusive el chino, y tenia ochenta y tantas señales físicas distintivas del futuro Buda. Esta es una de las leyendas sobre su nacimiento.

Por las informaciones mas comprobadas sabemos que Sidharta Gautama nacio por el ano 560 a.C. (556?) en Kapilavastu, capital de un pequeño reino próximo al Himalaya, en la actual frontera de Nepal. Paso su infancia y su juventud en la corte de su padre, el rey Shuddodana, rodeado de lujo principesco. Se caso, siendo todavía joven, con su prima Yassodhara, y tuvo un hijo a quien le dieron el nombre de Rahula.

Sidharta tuvo su crisis religiosa cerca de los treinta anos. Todo lo que se dice de su experiencia religiosa se basa en la leyenda de los cuatro encuentros.

La leyenda de los cuatro encuentros

Le había sido dicho al rey Shuddodana que si quería evitar que su hijo lo abandonase, tenia que aislarlo del mundo e impedirle ver el sufrimiento. Es un poco difícil imaginarse como habría conseguido hacer eso y educarlo para gobernar al mismo tiempo.

En todo caso, esas medidas no progresaron. Sidharta, acompañado de su escudero-cochero Xanna, dio cuatro paseos sucesivos. En el primero vio a un viejo arrugado, trémulo y apoyado en un bastón.

— iQue es eso? — pregunto.

— Es la vida, mi señor — respondió su escudero. La misma cosa aconteció cuando Sidharta se encontró con un entierro y con un enfermo cubierto de llagas.

De esa forma Sidharta conoció el dolor, la muerte y el tiempo que todo le consume. Pero, en el cuarto paseo, se

encontró con un hombre espantosamente flaco, desnudo, que sólo tenia un tazón para las limosnas y, con todo, tenia la

mirada serena de un vencedor. Era un monje asceta, un hombre que había vencido el dolor, la muerte y la angustia en busca del Atman (yo) y lo había puesto en contacto con el mar eterno del ser que fluye de las apariencias ilusorias.

Después de la fiesta que celebro en palacio en honor del nacimiento de su hijo, a la mañana siguiente, Sidharta beso a su mujer y a su hijo, que estaban durmiendo, y huyo conducido por su cochero. Mas adelante se cambio de ropa con un mendigo, se corto el pelo con una espada y, descalzo, se encamino al encuentro de los ascetas.

Rompió los vínculos de las ilusiones; buscaba ahora la certeza y el absoluta que le darían sentido a la vida.

La iluminación

Por el año 532 a.C., Sidharta renuncio al ascetismo. Sus cinco discípulos lo abandonaron escandalizados por verlo tomar un baño en el río y aceptar una merienda ofrecida por una joven. De acuerdo con la leyenda, Sidharta reconoció que no era la mortificación personal lo que conducía a la liberación.

Después de alimentarse, se sintió mas dispuesto a buscar la iluminación “Bhodi” y, tomando posición de yoga, se coloco bajo una higuera y se puso a meditar. Allí comienza su vida propiamente dicha.

Terminada la meditación de la higuera, Sidharta busco a sus cinco compañeros y les comunico su descubrimiento: Es posible anular las nuevas encarnaciones — el samsara — y escapar a los sufrimientos del mundo.

Su premisa básica era:

Todo vivir es sufrir. El hombre tenía que identificar los lazos que unen los sufrimientos a la vida y tratar de eliminarlos. De ahí proceden las Cuatro verdades nobles y el Camino de los ocho pasos, que veremos mas adelante. Buda falleció cuando tenia ochenta anos. Después de su muerte el budismo se corrompió, dando origen a diversas sectas budistas. Cada cual tiene su interpretación propia de las palabras de Buda. Algunas sectas lo divinizaron; otras alegan que el, habiendo llegado al Nirvana, ya dejo de existir. . .

Doctrinas

Dios — En el budismo original no existe la idea de un dios supremo que opera sobre el mundo. La idea de la divinidad, para Buda, era semejante a la de los brahmanes, con la excepción de no admitir un Dios creador (Ishvara).

El universo — El budismo difiere del hinduismo en cuanto a la concepción del universo. Las creaciones periódicas de los sistemas cósmicos son regidas por una ley eterna, y el proceso nunca tuvo comienzo y nunca tendrá fin.

Brahma — “Mas, si un hombre. . . no deja olvidado a ente alguno del mundo que tenga forma y vida, y a todos los envuelve en sentimientos de amor, de piedad, de simpatía y de serenidad creciente, incesante y sin medida, entonces, en verdad, ese hombre conocera9 el camino que lleva a la unión con Brahma.” (Buda)

Buda — Algunas sectas lo divinizaron; otras alegan que dejo de existir al llegar al Nirvana; otras afirman que sigue viniendo al mundo en diferentes y sublimes reencarnaciones. Mucha fantasía y mucho misticismo se unen a su persona. Los nombres que se le dan, muestran las distintas ideas acerca de Buda.

— Sidharta Gautama — Sidharta, nombre propio; Gautama, nombre de la familia.

— Shakyamuni — El sabio de la tribu de los Shakyas.

— Bhagavat — El bienaventurado.

— Tathdgata — El perfecto que vio y partio.

— Jina — El victorioso.

— Buda — El iluminado, el hombre que desperto.

Mara — Es el demonio de las ilusiones, padre de tres hijas: j Voluptuosidad, Codicia e Inquietud. Según el budismo, Mara, lucha constantemente con el hombre, no permitiendo que este alcance el Nirvana.

Samsara — Es el circulo de los renacimientos sucesivos. Con la transmigración del alma a otros cuerpos había también una retribución. El samsara para el budismo es infinite; hasta los dioses están sujetos a esa ley. Solo llegando al Nirvana quedaría el hombre libre del samsara.

karma — En las reencarnaciones, lo que una persona practica en una vida, se incorpora a la próxima. Si el individuo fue bueno, seguirá siéndolo a lo largo de las infinitas vidas; si fue malo, se ira degradando y acabara por nacer esclavo o insecto. Es la ley de “El que la hace, la paga”.

El hombre — La visión budista de la naturaleza humana enseña que el hombre en su existencia no es bueno ni malo, pudiendo volverse bueno o malo conforme a su conducta. Algunas escuelas creen que el hombre tiene tendencias innatas para el bien; otras realzan que a la naturaleza humana, con su egoísmo, su ignorancia y otros factores negativos, le es difícil o imposible hacer que el hombre venza por sus propios esfuerzos.

El Nirvana

— “El discípulo que haya renunciado al placer y al deseo, y el que es rico en sabiduría, ese alcanza en este mismo mundo, la liberación de la muerte, el Nirvana, la morada eterna.” (Buda)

El Nirvana es la extinción del ser, una autoextinción en que toda la idea de personalidad individual cesa, deja de existir. No habiendo, por consiguiente, nada que pueda renacer, el alma se extingue en la nada, en la felicidad eterna, en el no ser.

Toda la doctrina budista tiene la mira de llevar al hombre a extinguirse a si mismo. Es el unico medio de escapar a los horrores del samsara. El hombre que consigue llegar a esa etapa, es libre. La felicidad no existe; es la liberación del dolor. La liberación del dolor termina en la NADA!

Seria asombroso: perder tanto tiempo en la tierra con especulaciones filosóficas, religiosidad y otras cosas más, tan solo para llegar a la nada. . .

El sufrimiento — “Es muy difícil penetrar con la punta de un cabello quebrado unas cien veces en un pedazo de cabello igualmente quebrado. Es más difícil aun comprender el hecho de que todo es sufrimiento. La universalidad del dolor solo se evidencia paulatinamente, a medida que el hombre adquiere una experiencia de iluminación espiritual, venciendo así la causa del sufrimiento y del flujo transmigratorio, a saber, la ignorancia, la ilusión, el sueno en que yacen la mayoría de los hombres.” (Buda)

El suicidio — El budismo no admite el suicidio, que considera inútil, ya que lleva al hombre a una nueva reencarnación, de vuelta al mundo y a los dolores. En cambio, si el hombre ya alcanzo el nirvana, el suicidio es indiferente, porque ya no existe más. En ese caso, creyendo hacer el bien, vemos monjes budistas que mueren carbonizados en protesta por alguna cosa que aflige a los hombres. Dejando de existir, reposara en la inconmensurable paz del nirvana; jen el no ser!

Las tres marcas — Tradicionalmente el budismo se distingue de las otras religiones por las llamadas tres marcas: impermanencia, insubstancialidad y nirvana.

La idea de la impermanencia sostiene que no existe en el mundo nada que sea eterno y perenne. La de la insubstancialidad, que los fenómenos no tienen un núcleo estable que determine su naturaleza; son meras combinaciones. La idea del nirvana ya la hemos comentado en una exposición anterior.

Las cuatro verdades nobles — Estas verdades componen, en la visión budista, la ley fundamental del universo. Son la doctrina base de todas las escuelas y sectas del budismo.

1. Sobre el dolor: El nacimiento es dolor, la vejez es dolor, la enfermedad es dolor, la muerte es dolor, el contacto con lo desagradable es dolor, la separación de lo que es agradable es dolor, no realizar los deseos es dolor. En resumen, los componentes de la individualidad, a saber, el cuerpo, las sensaciones, las percepciones, las formaciones psíquicas y la conciencia (conocimiento), son dolor.

2. Sobre eJ origen del dolor: El deseo de existir es el que conduce al renacimiento, el que trae el placer y la codicia, el que busca su satisfacción; la sed de experiencia senso-rial, la sed de seguir viviendo.

3. Sobre la supresión del dolor: La extinción completa del deseo, a fin de que no haya pasión. Alejarlo de si, renunciar a el, librarse de el y no darle lugar alguno.

4. Sobre el camino que lleva a la supresión del dolor: El sagrado camino de ocho pasos: visiones rectas, voluntad recta, lenguaje recto, conducta recta, medios rectos de subsistencia, esfuerzo recto, recto desvelo y concentración recta.

 

Pinterest Facebook Twitter

Tu comentario

Nombre Email Comentario

Normas de uso. Los comentarios deben ser respetuosos con la comunidad. Se aconseja que sean concretos y claros.